viernes, 31 de octubre de 2008

EMBARAZO SEXUALMENTE ACTIVO


Por generaciones, el saber si la sexualidad femenina aumenta o disminuye, ha estado sujeto a conjeturas. Tabúes y sanciones relacionados con este aspecto sólo pueden compararse en número a aquellos que relacionan sexualidad y flujo menstrual. Muchos tienen una pretendida base biológica aunque, en realidad, se han originado de múltiples fuentes que van desde la oscura especulación al prejuicio, restringidos a experiencias individuales.
Ejercer o no la función sexual durante el embarazo depende mucho de cada mujer en cuanto a su educación sexual, relación de pareja, condiciones particulares de su embarazo y los efectos que se le han atribuido a la actividad sexual si en algún momento se ha presentado alguna eventualidad.

Respuesta Sexual durante el Embarazo
El Dr. William Masters y la Psic. Virginia Johnson estudiaron un extenso grupo de mujeres embarazadas para describir su respuesta sexual ante diferentes métodos de satisfacción (penetración con la pareja, coito artificial, masturbación y autoestimulación mecánica). Sus hallazgos fueron:
- La congestión venosa mamaria es más notoria, lo que puede causar dolor en los pezones erectos y la areola ingurgitada.
- Aumento de la tensión sexual hacia el final del primer trimestre de la gestación, lo que se mantiene durante el segundo y tercero trimestres.
- El incremento de la vasodilatación pélvica durante el embarazo permite una excesiva ingurgitación de los labios mayores y menores durante la fase de excitación.
- La lubricación vaginal se hace más abundante y aparece con mayor rapidez.
- Mejor formación de la plataforma orgásmica en el tercio externo de la vagina.
- Hacia el tercer trimestre, debido a la intensa congestión de la vagina, las contracciones musculares durante el orgasmo no son percibidas, siendo subjetiva su percepción.
- En el orgasmo, el útero puede presentar un espasmo tónico que puede durar hasta un minuto, sin llegar a desencadenar el trabajo de parto ni afectar al feto.
- A medida que avanza la gestación, hacia el tercer trimestre, se hace menos evidente la desapareció de la vasocongestión después del orgasmo, lo cual ocurre muy lentamente en un periodo de 10 a 15 minutos en la nulípara y 30 a 45 minutos en la multípara.
- Al mantenerse cierto grado de vasocongestión en los órganos de la pelvis, provoca los altos niveles de tensión sexual sostenida, conllevando a un aumento de la frecuencia sexual.
- Los demás aspectos de la respuesta sexual no varían con respecto a los de las mujeres que no están embarazadas.


Mitos comunes
Mucho se ha dicho con respecto a la actividad sexual durante el embarazo pero ¿cuánto hay de verdad en todo lo que se escucha y manejamos? Más que especificar los mitos, expondré las verdades:
* El feto está muy protegido dentro del útero, en sus bolsa llena de líquido amniótico. Esto le protege, por lo que ejercer algo de presión sobre el abdomen grávido no afectará al producto de la concepción en ningún aspecto.
* Es muy común escuchar que el semen puede desencadenar el trabajo de parto o amenazas de aborto, lo que no es cierto. Lo que si le pudiese desencadenar son las infecciones uterinas.
* Los cambios hormonales aumentan el deseo sexual más que inhibirlo. Temores y creencias, además de algunos cambios de humor producidos por las hormonas se constituyen como factores antisexualidad.
* Los cambios corporales, y el respeto o cuidado hacia el cuerpo embarazado de la mujer y a su futur@ hij@ hacen que los hombres eviten las relaciones sexuales.
* El pene y el semen no tienen contacto con el feto. Esto contradice la creencia que pueden causar malformaciones o problemas en el feto.
* Mantenerse sexualmente activa durante el embarazo no daña el cuerpo de la mujer (Ej: flacidez de glúteos, mamas péndulas)


Más verdades
- La sexualidad, con todo el placer, bienestar, afecto y acercamiento en pareja, es beneficios para la mujer embarazada, su pareja y el bebé. Todo lo vivido por una pareja en vías de formar o aumentar una familia, es percibido por el feto, quien desde ya es receptor de lo que será su futuro entorno.
- La mujer se reafirma en su feminidad y continúa siendo atractiva a su pareja independientemente de sus cambios corporales.
- La pareja consolida el sentido de aceptación en cuanto a los cambios corporales de estados fisiológicos como el embarazo (aumento de dimensiones, ganancia de peso) y de otros que vendrán, como la vejez.
- El placer sexual puede ser disfrutado tanto o más durante el embarazo, contagiados ambos por la alegría del advenimiento de un nuevo miembro a la familia.
- Las posiciones femenina superior (“ella arriba”), lateral, acostada boca arriba con los glúteos en la orilla de la cama, y ella sentada sobre él dándole la espalda, son muy adecuadas para que la mujer y el hombre se desempeñen sexualmente bien y se facilite el coito.
- Comenzar a practicar prácticas sexuales que puedan llevarle al orgasmo diferentes a la penetración (estimulación oral y manual, fricción)
- Los reajustes sexuales durante el embarazo son transitorios, lo cual debe sumirse de esa manera y no como una dificultad perenne en su dinámica de pareja.
- Cumplir a cabalidad las indicaciones médicas de abstinencia sexual cuando esta se requiera.

2 comentarios:

Ysabel Francis Velásquez dijo...

Hola Dr. Gimenez:

Le escribe Ysabel Velásquez la Periodista de Tu Turno, Estética & Salud, Estampas y CosmoGuayana. Su blog me parece excelente y muy pedagógico. Estaré revisando periódicamente su contenido para incorporarlo a mis reportajes citándolo como referencia.

Un abrazo y estoy a su orden por las revistas!

Ysabel

Wolfcat dijo...

En uno de mis tantos paseos por internet, encontré esta red de blog temáticos, se los dejo a cambio de su información, pues me parece interesante y lo más importante que se actualiza a diario. Saludos amigos.